• Sáb. Sep 18th, 2021

Vitalbox/Vitalbook

Your living memories

La privacidad marcará una guerra tecnológica

PorVitalbook

Feb 18, 2021

Uno de los padres del método científico, sir Francis Bacon, acuñó la sentencia “el conocimiento es poder” hace casi 400 años, mucho antes del advenimiento de las redes sociales. Hoy, la información más poderosa que se puede aspirar a poseer está muy fraccionada pero es muy abundante: son los datos. Solo en España mueven oficialmente más de 2.000 millones de euros cada año. Los datos pueden parecer una materia invisible, pero los generamos a todas horas con multitud de acciones de nuestra vida. Se han convertido en una mercancía que proporciona una extrema riqueza a quien la obtiene y sabe cómo emplearla. La privacidad será uno de los grandes frentes de batalla en el ámbito tecnológico del siglo XXI.

La Real Academia Española define privacidad como “ámbito de la vida privada que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión”. Es decir, se trata de algo sobre lo que deberíamos tener un control. ¿Lo tenemos? Los peligros que acechan sobre la privacidad son hoy múltiples: cámaras de reconocimiento facial, algoritmos capaces de predecir y de provocar acciones de un individuo a partir de sus datos, rastreo digital, robo de datos financieros, malware, espionaje de las comunicaciones…

Después de 31 años de existencia de la World Wide Web, la gran red con la que funciona el mundo es un lugar muy distinto del ámbito de libertades humanas que imaginó su creador, Tim Berners-Lee.

En esa guerra sin fin entre quienes tratan de proteger la privacidad y quienes pretenden vulnerarla, por cada avance por un lado suele existir una contramedida por el otro. Es muy posible que, en el futuro, las trincheras queden cada vez más definidas. Uno de los casos más señalados en el mundo es el de los ciudadanos de la Unión Euro­pea, privilegiados por contar con unarestrictiva legislación muy vigilante de la privacidad, su Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), pero ese paraguas no llega a la mayoría de las personas del mundo.

Aunque el planteamiento euro­peo no es perfecto, porque muchas empresas explotan la impaciencia del usuario, incapaz de leer interminables listados legales y de exigir transparencia con el uso de sus datos, ha establecido un camino de garantías en el que pueden intervenir las autoridades para corregir los abusos.

En el lado opuesto, gobiernos como el de China parecen entender la privacidad como una entelequia sobre la que prima el interés del Estado, una actitud que no ha tenido hasta ahora una contestación social. Estados Unidos parece que puede acercarse a Europa. La llegada de Joe Biden a la Casa Blanca puede decantar esa decisión.

En el ámbito de las compañías, acaba de abrirse una pugna entre Apple y Facebook porque la primera, con un modelo de negocio basado en productos y servicios, trata la protección de la privacidad como un elemento de valor para ofrecerlo sus clientes y ha fijado normas que van a restringir la capacidad de terceros de obtener datos indiscriminados de sus usuarios.

La red social, que basa la gratuidad de su producto en la obtención de datos para la publicidad segmentados, ve peligrar una parte de su negocio. Si no puede obtener datos de alguien, deja de ser rentable. Todo ello deja más clara la sentencia de lo que aprendimos ya hace tiempo: cuando algo es gratis, el producto es el usuario.

Como en otros ámbitos, el de la privacidad puede abrir nuevas brechas entre los seres humanos si no lo está haciendo ya. El lugar en el que viva una persona va a ser cada vez más decisivo, pero la situación socioeconómica también. No todos los usuarios tendrán el conocimiento y el acceso a herramientas para controlar los datos que ceden. La necesidad de recurrir a servicios gratuitos para quien no pueda pagarlos abre la posibilidad de que la persona, a través de sus datos, sea su propia mercancía. El futuro no tiene por qué ser oscuro, pero la batalla por la luz no será sencilla.

Fuente original : https://www.lavanguardia.com/vida/20210212/6203674/privacidad-marcara-guerra-tecnologica.html#foto-2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *