• Mié. Abr 21st, 2021

Vitalbox/Vitalbook

Your living memories

El virus trastoca las herencias y dispara la prisa por vender bienes

PorVitalbook

Mar 16, 2021

El año de la covid ha sido también el de las herencias. Con un repunte en las gestiones de hasta el 30% en despachos y agencias inmobiliarias, por ahora no hay frenazo. Las dificultades que han surgido por el camino han dejado varias lecciones, resaltando que la anticipación sale a cuenta. Aun así la crisis ha hecho de las suyas y trastocado los planes de los difuntos, acelerando la entrada en el mercado de bienes recibidos para cubrir deudas e impuestos.

Un primer contratiempo han sido las muertes repentinas sin testamento. “Mucha gente no hace, y eso es un problema. Siempre es aconsejable, es tu voluntad, en caso contrario lo hará la ley por ti”, dice Leonardo Cárdenas, socio fundador de AGM Abogados y especialista en el área de fiscal y tributario. Para evitarlo, su mejor consejo es ponerse manos a la obra, sin reticencias: “Hay quien tiene miedo a redactarlo, piensa que se va a morir por hacerlo. Pero la pandemia ha demostrado que vale la pena tener todo regulado y planificado. No hay edad para hacerlo”, sigue. Lo ideal, ir revisándolo cada cinco años, porque las circunstancias de los potenciales herederos van cambiando.

Al pensarlo pueden surgir dudas, expone Fátima Galisteo, especialista en herencias del despacho madrileño Galisteo Abogados. Las consultas se repiten por temores a un incremento impositivo, sobre todo en Madrid, que llevan a hacer donaciones en vida para un mejor trato fiscal. También crecen las preguntas sobre qué conviene hacer con los inmuebles –en este caso, mejor por testamento, dice– y si es posible desheredar a familiares. 

En este último caso, es algo que desaconseja. De entrada, porque solo se puede aplicar en unos supuestos muy concretos, como violencia hacia el que da la herencia, por forzarlo a dejársela o por no cuidarlo si es discapacitado. “Tienen que haber causas y pruebas preconstituidas, y el resto de los herederos tienen que probar que es un motivo válido. Acaba en los juzgados, es costoso, desagradable y muy largo”, argumenta. La alternativa es “hacer testamento y dejarle la legítima estricta, la que le corresponde por ley”.

Otro frente han sido las renuncias, aunque están dentro de los parámetros habituales. También depende de los supuestos. “Un problema son las herencias ilíquidas, con cargas como hipotecas, sin efectivo para afrontar los impuestos”, plantea Cárdenas. Porque además de derechos, las transmisiones acarrean obligaciones, recuerda. Si se mira el frente fiscal, en casos de sobrinos, por ejemplo, los impuestos ya suben considerablemente y las bonificaciones menguan, con lo que la situación se encarece. 

“En los parentescos lejanos se dan más renuncias”, afirma. “Entre padres e hijos no suele haber mayor problemática por la mejor fiscalidad”, apunta Galisteo. Como no existe la renuncia parcial –en términos generales, si se renuncia es a todo–, hay opciones antes que la renuncia como aceptar la herencia a beneficio de inventario, donde se cubren las deudas solo hasta donde alcanza el patrimonio heredado, sin tener que responder con el propio, y si hay restante se hereda, explica la abogada.

En estos quebraderos de cabeza, el patrimonio inmobiliario ha sido uno de los protagonistas. La necesidad de convertir en liquidez el ladrillo ha llevado a poner en el mercado pisos heredados con descuentos de entre el 8% y el 10% sobre el valor de mercado, señala Emiliano Bermúdez, subdirector general de Donpiso. “El heredero quiere que se produzca la venta para recibir el dinero”, comenta, y pagar impuestos o deudas asociadas. 

Calcula que en el 60% de los casos que han tratado este último año “el concepto tiempo ha sido muy importante, con cierta urgencia”. Y más donde mayor es el pago de impuestos, como Catalunya. Los pisos de este tipo que entran en el mercado han aumentado un 20% sobre el año previo, con Madrid a la cabeza y un alza del 37%, cifra.

Bermúdez comenta que se está tirando también de alternativas como un adelanto de pagos desde la inmobiliaria para que el cliente pueda acceder a la herencia e ir con más margen al vender. En todo caso, los descuentos están a la orden del día por la caída de las operaciones en general, aunque para este año la presión puede seguir a la baja al esperarse “que aflore otra bolsa importante de viviendas de legados”, ya sea porque falta la luz verde notarial o porque la situación económica retrasa la aceptación.

Fuente original: https://www.lavanguardia.com/economia/bolsillo/20210316/6374783/herencia-heredar-sucesion-impuestos-testamento-muerte.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *